Inicio / De Interés general / Empleados Eficientes
Empleados Eficientes
Estudios realizados en años atrás se puede observar que sólo el 10% de los empleados dedicaban su tiempo a actividades en una manera reflexiva y con una meta definida.

Empleados Eficientes

Una gran cantidad de empleados indican que el recurso más escaso para ellos es el tiempo.  Si se les observa, verán como corren de una actividad a otra, verifican constantemente su correo electrónico y efectúan incontables llamadas telefónicas.  En resumen,  tiene una asombrosa actividad de rápido movimiento que no les permite casi tiempo para reflexionar.

Indudablemente, los empleados se encuentran bajo increíble presión. Sin embargo, un hecho es que pocos usan de forma efectiva su tiempo. Ellos piensan que están atendiendo asuntos prioritarios y que son muy productivos, pero en realidad no es así. Esta situación que se llama en inglés “active nonaction” y que hemos traducido como “activo sin acción” no es nueva.

Estudios realizados en años atrás se puede observar que sólo el 10% de los empleados dedicaban su tiempo a actividades en una manera reflexiva y con una meta definida.

Sin embargo, debemos preguntarnos ¿Qué puede hacer la empresa para que esta situación cambie de forma tal que los empleados (y el resto del personal que sufre de esta condición de “activo sin acción”) sean realmente efectivos y no sólo lo parecen.

Después de varios estudios, se ha llegado a la conclusión que los empleados (aquéllos que hacen que los proyectos difíciles e imposibles se hagan realidad) tienen una combinación de foco y energía.

Foco: es la concentración de la atención. Es la habilidad de ver una meta y todas las tareas necesarias para llegar a su realización. Los empleados enfocados no son reactivos; ellos prefieren no reaccionar inmediatamente a toda cuestión que les salga en su camino como correos electrónicos, reuniones, etc. Como ellos tienen una clara comprensión de lo que quieren alcanzar, seleccionan cuidadosamente las opciones antes su curso de acción. Inclusive porque ellos se concentran en uno o dos proyectos claves, pueden dedicar toda su atención a estos proyectos hasta su feliz término.

En cuanto a la energía, es el vigor que fluye de un intenso compromiso personal. La energía es lo que empuja al gerente a dar la milla extra.

Se requiere de ambos, por igual, para producir la clase de acción que necesita la empresa, ya que el foco sin ya que el foco energíase diluye en una ejecución apática que lleva al desgaste.

Energía sin foco se disipa en una aparente laboriosidad que lleva a pérdida de tiempo y fracasos de implementación.

Si cruzamos estas dos características en una matriz obtendremos un esquema que nos permitirá comprender los niveles de productividad de los diversos tipos de empleados.

Dilatores

Los dilatores tienen bajos niveles de ambos, foco y energía.  Son inseguros, temen fracasar y sienten que son incapaces de controlar los eventos.  Dudan, en tomar decisiones dejando así los proyectos  para después hasta que la ventana de la oportunidad se ha cerrado.

Un ejemplo de  estos es cuando se les encarga desarrollar un proyecto determinado, pero éste lo retrasan porque piensan que es necesario primero despejar su escritorio de trabajos menos importantes, para poder dedicarse luego al proyecto asignado hasta que el tiempo límite de presentación del proyecto se cumplió y no pudo realizar nada en concreto.

La empresa que castiga fuertemente los errores y las equivocaciones es, en alguna  medida es responsable que sus empleados se conviertan en dilatores.

Desacoplados

Los desacoplados se enfocan en las tareas, pero tienen poca energía para realizarlas.

Debido a que están extremadamente tensos con sentimientos tales como ansiedad, frustración y enojo estos estados emocionales les roban sus energías. En ocasiones son las mismas organizaciones las que convierten a sus empleados en desacoplados, ya que sabotean su creatividad e iniciativa.  Por ello, estos empleados enfocados en un proyecto pierden su energía por los mismos y se convierten en apáticos.

Distraídos

Los empleados distraídos tienen mucha energía, pero carecen de foco. Confunden actividad frenética con acción constructiva.  Es decir, se distraen en una actividad frenética y no perciben el verdadero propósito de los proyectos.  Tienen una desesperada necesidad de hacer algo (cualquier cosa), no pueden estar quietos.  No se detienen a reflexionar.

Este tipo de empleados tienen problemas desarrollando estrategias y ajustando su comportamiento a los nuevos requerimientos.  En ocasiones se implican en múltiples proyectos, salen de una reunión a otra, reciben innumerables llamadas telefónicas, pero no dedican tiempo para pensar, analizar y reflexionar.  Por consiguiente sus aportes a estos proyectos no son significativos e inclusive, en ocasiones, son inexistentes.

El comprometido

Los comprometidos son tanto altamente enérgicos y motivados como bien enfocados.  Se concentran en lo importante creando estructuras y condiciones que logran resultados tangibles y permanentes.  Ejecutan bien y son disciplinados. Estos son los empleados que logran el mayor resultado para la empresa.

Este tipo de empleados iindependiente de los tiempos, ya sean turbulentos o tranquilos, no  pierden su energía y su enfoque.  Ellos siempre buscan nuevas oportunidades y objetivos que alcanzar. Son conocedores del valor del tiempo, lo manejan cuidadosamente.  No responden  inmediatamente a los correos electrónicos o llamadas telefónicas.  Algunos tienen dentro de sus horarios un tiempo reservado para ” pensar”.

Los empleados comprometidos son también expertos en encontrar maneras de reducir la tensión y de reaprovisionarse de energía.   Para ello, “gastan” si se puede decir así, toda aquella energía negativa como miedos, frustraciones etc., en los gimnasios o en algún deporte.  Inclusive mantienen conversaciones con personas de confianza como amigos, familiares, etc. o se dedican a actividades como cultivar un huerto.   Todo esto ayuda al empleado a sentir menos estrés y a llenarse de energía positiva para trabajar.

La diferencia más grande entre los empleados comprometidos y los otros tipos es la manera que ven el trabajo.  Los otros ejecutivos (desacoplados, distraídos y dilatores) se sienten obligados por las fuerzas externas como sus jefes, sus sueldos, sus descripciones de las funciones y tratan de decidir que deben hacer con base a ello.  Es decir trabajan del exterior hacia adentro.

Por el contrario, los  comprometidos deciden primero lo que deben alcanzar para después controlar el ambiente externo manejando las expectativas de sus jefes, teniendo acceso a recursos, desarrollando relaciones con la gente influyente, y construyendo las capacidades específicas que ensanchan sus opciones y capacidad de actuar.

Acerca Lucrecia Rabago

Volver arriba
El Directorio de Negocios corre gracias a Business Directory Plugin